El Aperitivo #16: Mortirolo, el puerto del pirata

Tiempo de lectura 3 minutos

Uno de los grandes protagonistas de este Giro, para bien o para mal, ha sido sin duda el Passo Gavia. Durante dos semanas y más hemos estado buscando  fotos, noticias y entrevistas a los organizadores para saber si finalmente se iba a poder subir el Gavia. Desde el sábado por la tarde es oficial: demasiado peligroso. Hoy, por lo tanto antes de afrontar el Mortirolo, el pelotón ha pasado por la inedita subida al Cevo y la vertiente más dura del Aprica.

Autor del texto original Matteo VasileVisítalo aquí.

¡Escucha #ElApertivo en nuestro podcast especial #GiroACDP! Min. 51:15

Hemos querido rendir homenaje del mismo modo al Gavia porque este puerto mítico estamos seguros que será protagonista de muchas de las discusiones de este Giro 102, también cuando haya acabado.

El Passo Gavia es un valle situado en los Alpes Réticos, la zona central del encadenado, que permite la comunicación entre la localidad italiana de Valfurva y el alto Valle de Camonica.  

La carrera del Gavia representa una de las metas más ambicionadas por los cicloturistas de toda Europa y fue descubierto en el 1960 por Vincenzo Torriani que decidió asfaltarlo para introducirlo en el Giro de Italia de ese mismo año.

El origen del antiguo camino del Gavia se remonta a la Edad Media, cuando numerosas caravanas de mercantes provenientes de la República de Venecia cruzaban el paso para dirigirse a Alemania, el Tirol y los países del norte de Europa. Muchos morían en el intento de completar el paso a causa de las avalanchas, tanto que el valle se conocía como el Passo della Testa di Morto.

En la historia de la Corsa Rosa el Gavia ha siempre recitado un rol de protagonista. Muchos recordarán las etapas del Giro de 1988 cuando una tormenta de nieve convirtió la carrera en un verdadero calvario. Este año, por desgracia nos hemos quedado con la miel en los labios y no hemos podido disfrutar de la subida.

Casualidades del destino que justo el año 1988 fue descubierto el Passo Mortirolo, la segunda cima mítica de este aperitivo. Una de las subidas más dura de Europa que pone a prueba no solo a cicloturistas sino también a profesionales. Teatro de grandes desafíos y duelos históricos en los últimos treinta años, la subida al Mortirolo está consagrada como la subida del Pirata, es decir, el puerto de Marco Pantani.

Es justo en las rampas de esta montaña, en el Giro de Italia del noventa y cuatro, donde el campeón italiano dio origen a su leyenda, cuando siendo casi un desconocido realizó una de sus abrumadoras escapadas en solitario, ganando la etapa. El matrimonio Pantani-Mortirolo de esta forma entró en el corazón de todos los ciclistas. En la undécima curva se colocó un monumento después de su trágica muerte para recordar sobre el terreno al Pantani más querido, aquel que conquistaba los grandes puertos del Giro de Italia.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.