El Aperitivo #4: Frascati, entre vino blanco y villas romanas

Tiempo de lectura 3 minutos

El aperitivo de hoy tiene como protagonista la ciudad de Frascati, donde ha terminado la quinta etapa de este precioso Giro de Italia.

Frascati es una pequeña ciudad conocida, para bien o para mal, por su vino blanco y por el Mundial del 1955 ganado por el belga Stan Ockers. La meta de este campeonato estaba situada delante de los jardines de la Villa Torlonia, una de las tantas y tantas espectaculares villas que los nobles romanos construyeron en los alrededores de Frascati.

Autor del texto original Umberto P. MartinezVisítalo aquí.

¡Escucha #ElApertivo en nuestro podcast especial #GiroACDP! Min. 47:35

Por desgracia, de esta villa solo quedan los jardines, ya que fue destruida en un bombardeo aliado durante la segunda guerra mundial. El bombardeo que destruyó no solo esta villa si no que dejó la zona prácticamente en ruinas, tenía como objetivo golpear al comando alemán del Feldmarschall Kesserling. El mariscal germano, desde Frascati, gestionaba las operaciones militares al sur de Roma en vista del inminente desembarco aliado que se produciría en la costa romana en 1944.

Resultado de imagen de villa aldobrandini frascati
La Villa Aldobrandini desde hace siglos preside las vistas de la ciudad de Frascati.

Consiguió salvarse por suerte, la Villa Aldobrandini que desde hace siglos domina la ciudad de Frascati y que pertenece a la familia Aldobrandini, una de las estirpes de nobles más poderosas del renacimiento.

Y es sobre esta villa donde existe una larga y curiosa tradición que vamos a tratar de explicaros. En Italia el día después de la Pascua se celebra la Pasquetta, día en el que se suele ir a disfrutar con los amigos de una buena comida por el campo. Viajamos al día de la Pasquetta del 1191 , cuando la antigua ciudad de Tusculum fue destruida en una guerra. Sus habitantes, los pocos que sobrevivieron fundaron Frascati y claro, entre tanta guerra les fue difícil celebrar la Pasquetta ese lunes. Por lo tanto, y como una fiesta no se puede obviar, lo hicieron al día siguiente.

Una tradición que se fue alargando también porque la ciudad de Frascati era un destino fijo para los romanos el día de Pasquetta y por lo tanto la gente de Frascati se pasaba el día trabajando. Aquí recuperamos la figura del príncipe Aldobrandini que en un acto de generosidad abría las puertas de su villa para que los habitantes pudiesen celebrar la fundación de su pueblo, sin guerras ni trabajo de por medio. Este día se conoce como Pasquetta Frascatana, donde por supuesto, se come mucha porchetta (la carne de cerdo típica de la zona) y vino, mucho vino.

Resultado de imagen de vino frascati

Es justamente el vino blanco el símbolo de Frascati. En una canción popular la ciudad viene descrita como “Todo una sonrisa, una delicia, un amor y una belleza pero todavía mejor los vinos de sus viñas que dan la buena vida desde los tiempos de Noé.” Lo curioso es que el vino blanco de Frascati no ha sido nunca reconocido como un buen vino, todo lo contrario, es más famoso por ser el típico vino peleón muy alcohólico que se suele mezclar con gaseosa para intentar mitigar su duro sabor. Los habitantes de Frascati desde hace tiempo están mejorando la triste fama de su vino.

¡Eso sí, si viajais a Frascati no le digáis a nadie que no os gusta su vino!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.